Jeremy Robert Johnson se ha hecho un hueco en el panteón del Bizarro con un estilo literario que le ha granjeado los elogios de compañeros de profesión como